Uno de los recuerdos de mi infancia fueron las máquinas de marcianitos que había en los bares. De cuando en cuando conseguíamos 25 pesetas y podíamos jugar una partida. Entonces, cuando tenía 12 años, no sabía ni qué eran los juegos Arcade… para nosotros eran las máquinas de marcianitos, y basta. Con el tiempo, evidentmente, los juegos se fuero sofisticando a todos niveles: gráficos, sonido,… Paralelamente, en casa jugábamos al Spectrum, cargando los juegos desde las cintas de cassette. Y entonces llegó la era del PC doméstico que lo cambió todo.va canviar tot

Para los que somos de mi generación (40 y pico), las máquinas de los bares representan todo un mundo de recuerdos y vivencias asociados a un mundo en que la electrónica de consumo lo estaba cambiando todo (relojes digitales, coches teledirigidos, …).

Han pasado muchos años, el mundo de los videojuegos ha evolucionado muchísimo, es una industria tan potente com el cine. Cada vez la gente ve menos televisión y va menos al cine (cosa impensable hace tiempo), y la sociedad en que vivimos se caracteriza por una gran variedad de dispositivos conectados a Internet, con una gran y diversa oferta de ocio.

Una gente al entorno del proyecto MAME (Multi Arcade Machine Emulator,) ha emulado las ROMs originales de aquellas máquinas Arcade a diversas plataformas, concretamente al PC. Una ROM es el chip donde estaba el software (firmware) que hacía correr el juego. Este software en código máquina se puede traducir a líneas de código a otras plataformas y lenguajes de programación. Esto es lo que hacen los emuladores. Por tanto, ahora todo el mundo puede jugar a los juegos de los as ’70, ’80 y ’90 en su PC. I así lo hice hará unos tres años en una máquina Linux, cuando descubrí el proyecto MAME y ya pensé entonces en construirme una máquina Arcade.

En estos tres años también han pasado muchas cosas, y concretamente la eclosión del hardware libre, representado por dos proyectos paradigmáticos como son el Arduino y la Raspberry Pi (entre otros). I lo bueno del caso es que el proyecto MAME se ha portado y optimizado a la plataforma de la Raspberry Pi, con todas las ventajas que esto supone de cara construirse un mueble Arcade (presupuesto, espacio, consumo,…). Esta tarea se ha hecho gracias a Shea Silverman y al proyecto PiMAME, que ahora se llama PiPlay.

Así pues este curso pasado me puse manos a la obra y para el verano ya tenía a punto mi mueble bartop con más de 1000 juegos clasificados por categorías (plataforma, galería, shooter, puzzle, fighting, …) i jugabilidad (preferidos, muy buenos, buenos, malos). El proyecto ha sido muy variado y divertido, e incluye entre otras:

  • Construcción del mueble (cortar las maderas, pulir, pintar,…)
  • Configuración de la Raspberry Pi y de MAME
  • Programación de un front-end propio (más detalles en este post)
  • Interfície joystick-USB. Aunque funciona correctamente esta solución, se ha de explorar la posibilidad de configurar el joystick i los 6 botons sólo con los pines GPIO de la RPi. El resultado sería más sencillo y rápido de implementar.
  • Fuente de alimentación 12V-5V
  • Metacrilato, adhesivos
  • Matriz de LEDs para la markee
  • Pantalla plana, conversor HDMI-VGA
  • Amplificador de sonido. La salia de sonido en la Raspberry Pi no es muy buena, y esto se nota a la hora de amplificar el sonido. En este aspecto faltan más pruebas a ver si hay posibilidad de obtener un sonido más limpio.

Después de muchas horas de trabajo, calculo que el presupuesto es de unos 250 euros. La bona noticia es que hay margen para automatizar/mejorar todo el proceso, por ejemplo utilizando una máquina CNC per cortar las maderas.

Aquí puedes ver el vídeo del mueble acabado.

Para más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*