Casita de madera

   

Esta es la caseta de madera que he estado haciendo los últimos 5 meses. Tuve la suerte de encontrarme por Navidades bastante madera machihembrada, y me la llevé toda arriba la terraza. El tiempo me diría más tarde que la cantidad de madera que recogí fue casi la que necesité, sólo tuve que comprar meses más tarde algunos tablones para acabar el tejado. Era madera de pino de buena calidad, aunque estaba sucia y llena de clavos.

Lo primero que hice fue subir la electricidad arriba la terraza: 30 metros de cable eléctrico. Instalé dos enchufes en un extremo de la terraza, y dos más en el otro extremo.

Como se ve en las fotos, la terraza hace un rincón donde se ha ubicado la caseta, de manera que no se pierde superficie útil de la terraza. La primera tarea fue nivelar lo que sería el suelo de la caseta, pues como es piso de terraza hay un desnivel para el desagüe. Construí una estructura básica de jaula, que definía las dimensiones generales que tendría la caseta. Al final son 3,5m2 de superficie. Poca cosa, pero teniendo en cuenta el preu a que va el m2 en Barcelona, pues ya puedo estar contento.

Una vez hecha la jaula ya se puede empezar a poner, fijar y clavar los tablones. Me fue de perlas la sierra circular, que estrenaba, y los dos tornavises eléctricos de que disponía (suerte que tenía dos, pues los dos no me duraban una mañana intensa de trabajo). Al final fueros unos 700 tornillos. Primero se hizo el suelo, y después se iban subiendo las paredes, dejando una abertura para las puertas y las dos ventanitas.

Cuando acabé de subir las paredes, fue el momento de cubrir el tejado. Acabé lol últimos tablones que me quedaban. O sea que tube que calcular la madera que me faltaría. Para economizar al máximo encontré tablones de 3 cm de grosor y 2 metros de largo a 1 euro, todo un saldo, que se tuvieron que cortar transversalmente, convirtiéndose en dos tablones de 1,5cm. Toda una faena.


A medida que iba cubriendo el tejado se tenía que poner la tela asfáltica y fijarla con clavos y soplete. Esto de los clavos fue un error, pues a la primera lluvia vi que habían goteras. Y es que construir esta caseta ha sido todo un ejercicio continua de tomar decisiones, a menudo acertadas, a veces no. Por tanto, fue preciso una nueva capa de tela asfáltica para impermeabilizar correctamente la cubierta.

Una vez acabado el tejado, se pusieron la puerta y las ventanas. Varnizar toda la superficie exterior, y mirar que las juntas del suelo quedasen lo mejor posible, cosa difícil dado que el machihembrado original estaba en mal estado. Entonces se llevó la electricidad dentro de la caseta, se hizo todo un anillo de estanterías, y finalmente dos mesas hechas a medida y con madera reciclada encontrada en la calle.

Antes de dar por inaugurada la caseta era preciso pintar toda la terraza y dejarlo arreglado, pues estaba en un estado realmente deplorable. Además, limpiar y fregar mucho el suelo. Tareas duras teniendo en cuenta que de golpe y porrazo ha venido el calor del verano. Se encuentra mucho a faltar, ahora y en el futuro, tener agua corriente en la terraza.

Ahora que ya se puede dar por acabada la caseta hicimos la inauguración como se merece con Rita, Maria y Pere, con una cena al fresco (sentándonos en el suelo de la terraza, la caseta no da para tanto!).

Resumiendo, el gasto de la caseta han sido unos 250e, teniendo en cuenta que la mayoría del material que se ha utiltizado son maderas y otro reciclaje. y muchas horas de trabajo. Un chollo teniendo en cuenta el presupuesto de hacer una caseta de madera. Además, ahora que aprieta el calor se nota que la madera aísla muy bien, al contrario de otras soluciones comerciales como casetas de resina o de plancha de hierro. ¿Y qué se hará dentro? Pues básicamente la idea es meter dentro de la caseta una máquina CNC para hacer trabajos con madera, metacrilato y hacer cirucuitos impresos, pero esto será otra historia. I además poder trabajar arriba en la terraza con las tareas sucias que no se pueden hacer en casa o en una oficina.